www.flickr.com

viernes, 24 de junio de 2011

Noche de San Juan.

Los muchachos, como en su día nosotros, comienzan las vacaciones la víspera de San Juan. Así pues, liberados de madrugar al día siguiente, salimos, próximos a las diez de la noche, en busca de las hogueras.

Caminamos hacia Sagüés, donde está la más grande de la zona, y nos detenemos junto a la pastelería Argitan; parada obligada y avituallamiento en forma de helados de diversos sabores (chocolate y otros). Salvamos el puente y cruzamos frente a la playa de La Zurriola. Cientos de chavales se agolpan alrededor de sus fogatas.



¡Cuánta inocencia en sus actos!-pienso. ¡Cuánto fuego desaprovechado! ¿Por qué no hay unas sardinas encima de esas brasas?
Las chuletas que tiran a la hoguera no son precisamente las más sabrosas, aunque hayan proporcionado a sus dueños jugosos resultados. Esperanzado, creo ver un lomo a la brasa, pero resulta ser el de un libro de matemáticas, duro y correoso.

Llegados al final de la avenida, quedamos atrapados por la atracción hipnótica de las llamas.



El verano empieza; bienvenido sea.

PD: Poco tiempo le queda a la fiesta de las hogueras de San Juan. El libro electrónico, el iPad, los tablets y demás tecnologías, tendrán la culpa.
PD2: Bueno, siempre quedará el buzoneo y la publicidad no deseada.

3 comentarios:

leitzaran dijo...

Sergio, antes se echaban a la hoguera los apuntes y libros del curso recién terminado.

Ahora se echarán el libro electrónico, el iPad, los tablets, el móvil, el gps... XD

Liège dijo...

¡Me encantan las fiestas de san Juan! En Brasil, son las fiestas de invierno (san Antonio, san Juan, san Pedro...).
Abrazos.

Sergio dijo...

leitzaran, o igual vemos las hogueras en la tele.
Liège, pues me parecen más lógicas en Brasil:invierno, las hogueras, el calorcito, ...