www.flickr.com

lunes, 6 de junio de 2011

El viejo Reyno, al rescate.

El sábado, celebramos en el colegio, la fiesta de la familia. Es un día donde los niños realizan una pequeña actuación con su clase, y otra más si tienen alguna actividad extraescolar. También se organizan algunas cosas para padres, aunque en su mayoría son alrededor de una mesa.

El grupo de Asier tuvo una gran aceptación con su coreografía. El traje que llevaban era, digamos, de calle (vaqueros y camiseta blanca), y el baile, una danza de estilo libre al uso de las discotecas en fin de semana; salto, meneo y vuelta a saltar. Aimar, por su parte, tenía que llevar pantalón, camiseta y zapatillas blancas, y un pañuelo rojo al cuello. Su actuación era más estudiada y conforme a la música que la acompañaba: "Kalian gora, kalian bera, kalian gora zezena".

Terminada la fiesta común, a Aimar le quedaba la de su grupo de dantza. Durante el curso ensayan distintas danzas vascas, pasacalles y orko punta mayormente.

Cuando esperábamos para entrar, nos extrañó que las niñas estuvieran vestidas con traje de casera. Los niños no lo veíamos, porque sólo hay tres o cuatro y no habían llegado todavía. Nieves preguntó a las madres.

_¿Había que traerlos vestidos de caseros?
_Sí, ¿no te lo han dicho?
_Pues no.

Llegado el turno de Aimar, éste salió al escenario y bailó con alegría y soltura las danzas ensayadas. Su vestido de casero del viejo Reyno no obtuvo ningún gesto de desaprobación.



Con los navarros hemos topado. ¡VIVA EL VIEJO REYNO!

PD: Y menos cuando en un mes, San Fermín.
PD2: El orko punta no tiene ninguna relación con El Señor de los Anillos.