www.flickr.com

domingo, 1 de mayo de 2011

Los últimos monos.

Después de sospecharlo durante mucho tiempo, la ciencia lo confirma:


PD: Aunque no quede gran cosa de la legendaria promiscuidad de los micos.

1 comentario:

IMANOL dijo...

Me encanta la frase final: Todo esto resulta «un poco chocante», aclara el experto, porque demuestra que durante todo el año habría alimento vegetal suficiente para que los macacos pudieran comer sin morir de hambre, y que el clima era más cálido de lo que se creía y bastante parecido al de hoy en día.
Viva el cambio climático