www.flickr.com

domingo, 1 de mayo de 2011

Día de la madre.

Oigo susurros en la cama, junto a mí.

_Aimar, ¿dónde tienes tu regalo?
_Creo que en clase.
_¿No lo tienes en la mochila?
_Ah, sí.

Tocotón, tocotón, tocotón (carreras por el pasillo camino de su cuarto).
Tocotón, tocotón, tocotón (carreras de vuelta)

_Ya está.
_Vale...¡¡¡¡AMAAAAAA!!!!

Yo sigo oculto por la manta.

_Shhhh.- dice Nieves, entrando en la habitación. Que el aita está durmiendo, ¿qué queréis?
_Toma, toma, feliz día de la madre.- dice Asier.
_Abre el mío.- dice Aimar.

Oigo el ruido de papeles; el asombro ante los marcapáginas, cajas, poesías,... Giro la cabeza y, entre la penumbra, lo veo.


Madre no hay más que una.

PD: Para las que lo son y para las que lo serán.

4 comentarios:

Marc Roig Tió dijo...

Estando durmiendo, captaste muy bien el instante. Felicidades a las mamás (y a las que lo serán, claro).

Sergio dijo...

Con los ojos entreabiertos, lo vi; con uno abierto y otro cerrado, hice la foto.

J M C dijo...

Entonces la foto aún tiene más mérito.

mòmo dijo...

Gracias. Felicidades también a Nieves. Y me encanta esa foto. Un abrazo fuerte.