www.flickr.com

martes, 15 de marzo de 2011

Gracias y hasta pronto.

Una vez más, y van ocho, el parque de bomberos de San Sebastián se transmutó en uno de juegos para celebrar su patrono, San Juan de Dios.

Asier tenía en mente la tirolina del año pasado pero, antes, no pudo menos que hacer todo el recorrido posible por cuerdas, muros, escaleras y pasarelas. Cada vez que llegaba arriba, tocaba la campana; y su tañido vibraba como la risa con la que se confundía.


Aimar, falto de valor o sobrado de prudencia, eligió el túnel. La gigantesca linterna de colores iluminaba el camino, aunque no hiciera falta. Realmente, más que un túnel, parecía una noria, de tantas vueltas que dio. Una, dos, tres, cuatro,...


Este es el último año que los bomberos celebran su patrón en el cuartel de la calle Easo. En breve, se trasladarán a sus nuevas instalaciones de Intxaurrondo. Bien por ellos.

PD: Les echaremos de menos.

2 comentarios:

iK dijo...

¡Ojalá se aburran mucho!

Y cuidado con esos títulos en los posts...

Sergio dijo...

¡Ups! Perdón.