www.flickr.com

miércoles, 5 de enero de 2011

Noche de reyes.

En la Biblia llevaban oro, incienso y mirra. En casa, les hemos dejado un vaso de leche fría para Melchor, por la acidez; otro de agua para Gaspar, para tomar esa pastillita de la tensión (pasados los cuarenta, no perdona); y una taza de café para Baltasar (con leche desnatada).



Amén de tres buenos trozos de pastel, un cubo de agua y el chusco de pan para dromedarios, camellos y elefantes.

Ha costado pero, ahora, los príncipes duermen; hoy es su noche.

PD: Y si ellos son los príncipes ¿quienes son los padres?


1 comentario:

Liège dijo...

¡Feliz día de Reyes!