www.flickr.com

jueves, 4 de noviembre de 2010

Apellidos recesivos.

Leo la siguiente noticia en el DV. Dejemos que pase el tiempo...


España, año 2108.
Muere Justina Zalacain, última representante del famoso apellido vasco que pusiera de moda el escritor donostiarra Pío Baroja, ahora hace dos siglos.

España, año 2125.
Zubeldia, Zurriarain y Zamora, desaparecen de los libros de Heráldica. Los vendedores aseguran que no bajarán los precios aun cuando las ediciones son cada vez más pequeñas.

España, año 2150.
Abad supera a García como apellido más frecuente en España.

España, año 2152.
La licenciatura en Heráldica, se transforma en diplomatura.

España, año 2155.
El presidente del gobierno, Jose Luis Abad, recibe en el palacio de la Moncloa a los últimos representantes de las familias Yañez, Yubero y Yaben.

España, año 2170.
El presidente del gobierno, Santiago Abad, recibe al jefe de la oposición, Nicolás Abad, para ponerle al tanto de la negociación con los sindicatos. El secretario general de la UGT, Pablo Abad, será recibido próximamente.

España, año 2190.
Los titulares del ABCD y de El Paíss, coinciden en otorgar a Miguel Abad como ganador en las elecciones generales. En la foto al pie, Miguel Abad, gran perdedor de las mismas, saluda a un Miguel Abad ganador, eufórico al recibir la noticia.

España, año 2200.
La reina de España, Izaskun I de Borbón, deroga la ley del orden alfabético en los apellidos. Justifica la decisión por los graves incidentes derivados de la encarcelación de cincuenta mil ciudadanos llamados Eusebio Abad; nombre del conocido asesino del sacacorchos.

España, año 2210.
Sale adelante la ley que recupera los apellidos. A partir de ahora serán otorgados sacando los padres un papelito de una bolsa que ofrecerá el funcionario del registro y en presencia de un Sr. notario.

PD: En genética, los genes dominantes se manifiestan siempre ante un gen recesivo.
PD2: Pueden ser cien años arriba o abajo pero, al tiempo.
PD3: Mi amigo Angel Abadía, no está muy preocupado; será de los últimos en caer.

No hay comentarios: