www.flickr.com

jueves, 9 de septiembre de 2010

Mareas vivas.


Departamento de la Policía municipal de Donostia; 18:05. Suena el teléfono.

_Ring, ring (en realidad, titurí, titurí; pero bueno).

Policía 1: _Sí, Policía municipal de Donostia - San Sebastián. Dígame.
Señor enfadado: _Quería denunciar un robo.
P1: _Sí, ¿de qué se trata?
S.E.: _¡Que han robado la playa!
P1: _¿Cómo?
S.E.: _Sí, que he ido a la playa a tomar el sol y no había arena. Sólo agua. Se han llevado la playa. ¡Y delante de sus narices! ¿Qué piensan hacer?
P1: _Mmmm, ¿está usted de turismo?
S.E.:_Sí, ¿cómo lo sabe? ¡Pero qué importa eso! ¡Yo vengo a tomar el sol! He pagado mucho por este hotel, ¿sabe?
P1: _No se preocupe, lo tenemos controlado. Ya hemos cogido al ladrón y devolveremos la playa a su lugar en breve.
S.E.:_Vale, vale, ¿cuánto tardarán?
P1: _Unas seis horas, ¿conforme?
S.E.: _Sí, muchas gracias.
Policía 2: _¿Quién era?
P1: _Nada, otro turista del mediterráneo.
P2: _Jo, en septiembre nos abrasan.
P1: _Ya te digo.



PD: En marea baja, no hay quejas.

3 comentarios:

leitzaran dijo...

Es que son unas vivas, estas mareas.

Con marea baja ¿no protestan los que querían agua, por ejemplo para hacer surf?

mòmo dijo...

Estos mediterráneos... No sé cómo los dejáis entrar.

Sergio dijo...

leitzaran, ¡Vivan las mareas vivas!
mòmo, la realidad es que tenemos una gran envidia porque nadie nos ha escrito una canción tan bonita como a vosotros.