www.flickr.com

domingo, 4 de julio de 2010

El segalari y el frío.

Hace unas semanas celebramos, con el Judo Club Donostia, el fin de curso judoka, en sus instalaciones de Anoeta. Y para allá que se fue Asier, y nosotros con él.

_¡Dios mío, la cantidad de niños que practican Judo en esta ciudad! - dijo Nieves. ¡Si me han dicho que en una hora ya habíamos terminado!

Y no era para menos, cientos de kimonos blancos con sus respectivos coloreados cinturones correteaban por los tatamis (considerando blanco un color, aunque mis puristas amigos físicos me tilden de hereje).

_A ver, el peso- dijo un sensei en la entrada, solucionando de un plumazo el problema de los grupos.

Varios kumites después,...

(Asier, segando)

, una flamante medalla de plata colgaba del cuello de nuestro orgulloso judoka.


PD: Combates de judo infantil, el reino del O-Soto-Gari (la gran siega exterior), y de la inmovilización Kesa-Gatame ( la bufanda).
PD2: La foto del segalari es mía, la de las medallas está sacada de la web del Judo Club.
PD3: Para los perezosos del google: Sensei, maestro; tatami, lugar donde se practica el Judo; kumite, combate.


3 comentarios:

leitzaran dijo...

¡Qué estilazo! Enhorabuena.

Sergio dijo...

El camino de la cortesía; buen ejemplo el suyo, leitzaran.

mòmo dijo...

¡Qué orgulloso se le ve! ¡Enhorabuena, Asier!