www.flickr.com

lunes, 15 de marzo de 2010

Semana Santa anticipada.

Marc había ido a visitar a Mònica y Joana, y sus padres aprovecharon para hacer lo mismo. Así pues, la excursión organizada para este pasado sábado, aglutinó a las fuerzas vivas de la familia Roig-Tio, y nos fuimos de procesión a Getaria.

Comenzamos la visita, dando un paseo por el puerto, encontrándonos con las famosas velas (que no cirios), de la familia Tio.


Subimos al monte San Antón, y a media ladera nos cruzamos con una figura de la vírgen, tallada en la piedra por el capricho del viento (o por uno al que le dio el viento sur).


La mañana se fue enseguida y nos detuvimos a comer en el mismo puerto, disfrutando de una agradable sobremesa; plato a destacar fue el que pidió Marc, alubias con todos sus sacramentos.

Por la tarde, recorriendo el pueblo, visitamos la iglesia de San Salvador, con sus huesos y calaveras. Anoté el lugar para cuando nos quedemos blandos y necesitemos echar mano de ellos (Joana dixit). Callejeamos un poco más, viendo lo más típico y variado de la cultura popular vasca: tiendas de alubias, esculturas de Elcano (dos), parrillas para el pescado, frontón, bazar chino,...

Nos quedaban un par de ermitas por visitar, la de San Prudencio, y la de San Martín de Tours, en Askizu. Ambas estaban cerradas, y como era esa hora de la tarde que ni paquí ni pallá, nos fuimos a comer un chocolate con churros a San Sebastián; a la churrería Santa Lucía (como no).

PD: Y muchos más detalles agradables que quedan en el recuerdo.

4 comentarios:

Ander dijo...

¡Qué planazo! Para la próxima, explicación de por qué hay dos Getarias, una en Guipúzcoa y otra en Lapurdi, justo en los sitios donde hubo dos instalaciones romanas de salazón de pescados (cetarias).

Petete.

eresfea dijo...

Qué gran escultor ese viento sureño... Je, je.

Sergio dijo...

Ander, lo de cetaria lo sabía, lo del porqué hay dos no. Quizás los romanos hicieron dos fábricas y pensaban que era una sola (cosas de la distancia y la ausencia de GPS de la época).
eresfea, no lo sabes tú bien, había varias más, así que igual las habían tallado los cuatro vientos.

Ander dijo...

Sergio, me suena que tuvieron que abandonar la cetaria del norte por no sé qué ataques o alguna cosa así, y montaron otra un poco más al sur. Ya ni recuerdo dónde lo leí.