www.flickr.com

domingo, 14 de febrero de 2010

Viudas y huérfanas.

El jueves, Alber Vázquez, presentaba su nuevo libro "Mediohombre", y Ander era el encargado de presentar al presentador. El lugar, la catacumba bajo la biblioteca central. Allí estuve.


Charlé con Ander antes, y le escuché después; también a Alber, a quien no conocía, y que se explayó a gusto sobre la novela y la figura de Blas de Lezo. Nos situó en el contexto histórico y la forma de entender en aquel tiempo el hecho de ser militar (todo el tiempo, todos los días); habló del protagonista; del libro; y descubrió el final, los ingleses pierden, Lezo muere.

Pero es una novela histórica, o una historia novelada, y no dijo nada que no supiéramos. Bueno, nada que no se supiera porque, reconozco, yo no conocía nada de la batalla en cuestión, y lo poco que sabía de Blas de Lezo era incorrecto; el individuo nació en Pasajes, revelando una respuesta de Trivial que hubiera fallado.

Al terminar, cruzamos la plaza de la Consti, comprobando la fría acogida al carnaval donostiarra (más gente en el escenario que en la plaza), y entramos en el Tamboril (segundo bar de Donosti donde no se puede fumar). En grata compañía, disfruté de una amena y divertida charla sobre viudas y huérfanas, entendida en el contexto de periodistas, escritores y editoras.

PD: Viudas y huérfanas, hacen referencia a la última línea de un párrafo que queda sola al principio de una página, y a la primera línea que queda sola al final, y que se corrigen para que el texto de un libro resulte agradable a la vista. También hay un hecho, que quede una línea en blanco en la vertical, entre las palabras de un párrafo, que no se como se llama, y que tampoco queda muy bien.
PD2: El primer bar donde no se pudo fumar en Donosti, fue La Viña.
PD3: El sábado compré el libro, aplicando las enseñanzas de Ander: "Si el autor está vivo y tiene familia, compra el libro; si no, cógelo en la biblioteca".

17 comentarios:

Marc Roig Tió dijo...

Vaya, es un buen "márketing" el de Ander para que Mòmo consiga vender su edición comentada de no se qué auto sacramental de Calderón; bueno, atribuido falsamente a Calderón.

mòmo dijo...

Je. Sería discutible, Marc. En realidad el autor es Calderón (muy muerto ya) o algún contemporáneo, que también está criando malvas.

Marc Roig Tió dijo...

Vale, pues no me lo compro.

Ander dijo...

¿Y me dejasteis estar todo el rato con un cuello de la camisa por fuera, sin decirme nada? Maltzurrak...

Sergio dijo...

Para vender, no hace falta mas que buscar un buen titular o una cubierta atractiva para el libro. Unos ejemplos: "Sepa todo sobre el auto falso de Calderón", "Un desconocido atribuye a Calderón un auto que no es suyo","Continúa la investigación sobre el auto falso","Una investigadora catalana descubre todo el embrollo", "Calderón es encontrado muerto".
Se vendería bien sobre todo en sudamérica (por lo del auto).

Ander dijo...

Ah, también recomiendo comprar libros de autores vivos, aunque no tengan hijos. Y también de autores muertos, que algo tendrán que comer los editores, libreros, impresores... El criterio es de un amigo de Pamplona.

Sergio dijo...

Lo siento, Ander, lo atribuía a la bohemia de los escritores.

Sergio dijo...

Cierto, el criterio no era tuyo; y vale, compraré algún libro más (¿los del cole de los chavales cuentan?)

Alber dijo...

Sergio, ¡gracias mil por ir a la presentación y por reseñarla! A partir de hoy, tienes un lector más de tu blog.

eresfea dijo...

¡Ostrás! Por lo que veo en la fotografía, es una edición áurea, ¿no?

iK dijo...

Me gusta "La Viña", y su dulce camarera eslava.

Sergio dijo...

Alber, gracias a ti; hay momentos que son regalos, gracias por el tuyo.
Eresfea, y sin embargo, es un libro muy ligero de leer.
iK, a mí su sabroso revuelto de hongos.

mòmo dijo...

Tareas pendientes: 1. Leer el libro de Alber. 2. Ir a "La Viña" (por el revuelto de hongos; la camarera eslava me interesa poco). 3. Conseguir que Ander y Sergio promocionen mi libro al grito de "Calderón es encontrado muerto".

eresfea dijo...

Momo, lamentablemente, cada dos por tres hallan algún calderón muerto en la costa.
Por ejemplo:
http://www.elmundo.es/elmundo/2010/02/01/andalucia_malaga/1265026352.html

iK dijo...

Siempre pensando en la comida, eh. Y yo el primero. Pero os aseguro que el plato no llega eé solo a la barra. Alguien lo lleva. Y en la Viña, los camareros son rara avis en Donostia: Atentos y amables.

IMANOL dijo...

Bueno, lo de que los camareros de la viña son atentos y amables... es posible, pero uno de ellos es un chorizo con mayúsculas, haced la prueba: pedid una ración de tarta de queso a uno de ellos (al joven, apodado "el bueno2), y otro día se la pedís al otro (al mayor, apodado "el malo")y vereís como por el mismo precio, la ración merma a la mitad.

Ander dijo...

Imanol, de todo hay en La Viña del Señor.