www.flickr.com

martes, 22 de diciembre de 2009

Amortización.

Qué mejor modo de amortizar la compra de la bolsa de la foto que salir a llenarla el día de la feria de Santo Tomás.

Sí, está muy bien y es muy saludable e instructivo, llevar a nuestros hijos a ver los animales de granja (este año puercoespines, llamas, dromedarios...), y pasarse por el mercado de frutas, verduras y hortalizas pero, no nos engañemos, la fiesta es otra.

El cerdo, la txistorra, llevados al extremo que sólo los donostiarras sabemos alcanzar. Así, Feria de Santo Tomás, todo el día comiendo txistorra; Día de San Sebastián, todo el día tocando el tambor. Qué se le va a hacer, somos fiesteros de un día; será que no aguantamos más.

Cumplimos fielmente nuestra tradición, comimos un talo en la calle, fuimos a ver a Igone (con sus trescientos cincuenta kilos de belleza rosa), recorrimos los puestos más interesantes y metimos en nuestra preciosa bolsa, barquillos de chocolate, txistorra, queso de "pata de mula" y antxoas (todavía no del Cantábrico pero parece que el año que viene, sí).

PD: Algo tiene de especial esta feria, recuerdos infantiles de la Navidad, comienzo oficial de las vacaciones escolares... sea lo que fuere, mantengo un año más, orgulloso, la foto del encabezamiento de este blog.

2 comentarios:

Marc Roig Tió dijo...

¡¡¡Envidia!!!

Sergio dijo...

Preguntaré si se pueden enviar por correo.