www.flickr.com

lunes, 2 de noviembre de 2009

Trofeos.

Hay quienes cuentan sus trofeos por cumbres imposibles, alcanzadas con esfuerzo; sus éxitos permanecerán en los libros, en la historia.

Nuestros méritos se esbozan en las botas y los pantalones, hasta que los borra completamente el ciclo extra de la lavadora...


... pero no de la memoria, del corazón, del carácter...

PD: De la excursión del sábado, en busca de una espada clavada en una roca de altura imposible y que algún investigador de un museo cogió sin permiso (Asier dixit).

7 comentarios:

Ander dijo...

¡Viva el barro!

Sergio dijo...

¡Y mueran las garrapatas!

iK dijo...

Para que un niño se ponga así los pantalones no hace falta hacer el esfuerzo de subir hasta el Adarra, hombre... (creo que es el menhir en el collado Sur, camino a Arano).

Sergio dijo...

Ya, pero sirve de excusa.
Toda la vida hablando del menhir de eteneta y ahora resulta que no, que es un cromlech, como así lo atestigua la plaquita de Aranzadi y las piedras descubiertas alrededor.

Jonathan dijo...

Son dos, lo que pasa que el menhir destaca tanto que no lo ves si no te fijas. Desde luego si los crios han subido hasta allí se merecen un trofeo, porque menuda caminata.

Sergio dijo...

Cierto, cierto, Jonathan, gracias. Como es un camino conocido no me acordé de consultar tu web; más que por determinar los crómlechs (sólo tenían ojos para el menhir), por la piedra de Sansonarri y detalles de esos.

leitzaran dijo...

Me encanta lo de que algún investigador de un museo cogió sin permiso.

Bueno, el menhir no deja de serlo porque esté integrado en un crómlech, por su propia definición. ¿Qué fue antes? ¿El menhir o el crómlech?

Los que tenemos algunos añitos hemos conocido Eteneta sin ese "pelo". Tengo que enterarme mejor, pero el menhir fue levantado del suelo hacia 1980, alguien lo volvió a tumbar, y posteriormente fue levantado otra vez, como actualmente se ve.