www.flickr.com

domingo, 25 de octubre de 2009

Los generosos viven más.

La pareja entró en el restaurante vietnamita; los niños se habían quedado en casa de sus abuelos; la noche era suya.
Song, el maître de nombre musical, les iluminó con su sonrisa el camino a la mesa y les ofreció la carta; empezaron a leer.
_Mmmm- dijo ella.
_Mmmm- dijo él.
_¿Experimentamos?- preguntó él.
_Vale- respondió ella.

_Menú Indochina; y Song se fue a la cocina a cantar la comanda.


La cena comenzó bien; rollito de primavera, ligero, delicioso, conocido. Pero llegó el sushi; el misterioso sushi; el desconocido sushi; el sushi que, hasta hace poco, hubieran devuelto a la cocina para que le dieran un vuelta y vuelta. Pero querían experimentar.
En la bandeja, dos de salmón, para él y para ella; dos de atún, para ella y para él; dos de comino, uno para cada uno; y un purecito verde. ¿Uno? Sí, sólo uno.

_Cómetelo tu- dijo él.
_No, cómetelo tu - dijo ella.

Él cogió, como pudo, los palillos, partió el purecito por la mitad (o algo menos), se lo metió en la boca y, tal cual entró, salió.

¿Ardor? ¿Picor? Los asiduos del mundo del picante, seguramente tendrán mejores palabras para describir la sensación. El sólo supo que su generosidad le salvó la vida; o al menos, el resto de las papilas gustativas.

PD: La ternera, el arroz, el helado, las disculpas de Song por no avisar... todo lo demás quedo eclipsado por el grito de guerra de la velada: ¡¡¡WASABI!!!
PD2: En la imagen, delicias de Pekín, el plato estrella.

3 comentarios:

David dijo...

Hace poco una pariente de mi mujer, mexicana, vino de visita. La llevé a comer a un japonés, que ella nunca había probado. Y... le dije que esa cosita verde era crema de aguacate.

Lo sé, soy un cabrón. Pero "enchilar" a una mexicana fue la ocasión perfecta de darme una pequeña venganza, normalmente solía ser al revés ;-)

LordVoldemort dijo...

La comida japonesa es una delicia. En Madrid, en la Plaza de las Cortes 3, está el restaurante Ginza, japonés-japonés. El mejor de los que he conocido. El truco está evidentemente en quitar la mayor parte del wasabi. En el Ginza solo miro debajo de los langostinos. Y por supuesto, con palillos.

LordVoldemort dijo...

P.D.: soy IgorE., el amigo de Miguel. ¿Qué tal la Lumix TZ7 que creo que buscabas?