www.flickr.com

martes, 1 de septiembre de 2009

Ratoncito Pérez (el desenlace).

Al final, un solo de flauta, interpretado en casa de su abuela, dio comienzo al proceso.


El diente fue cuidadosamente lavado y secado; introducido en una bolsa, para su mejor localización; y depositado bajo la almohada.

Asier y yo, comprobamos que el acceso estuviera libre. Nos asomamos al balcón, comprobamos la firmeza de la bajante de cobre, la rejilla de ventilación de la cocina y que la puerta no se cerrara accidentalmente.

Esta mañana, el ratoncito Pérez cumplió su parte.

PD: Asier me comenta que los usan para hacer perlas.
PD2: Estoy de acuerdo con él.

6 comentarios:

escéptico dijo...

Ya lo dice la copla: "Me voy a hacer un rosario con tus dientes de marfil..."

Anónimo dijo...

Claro, Sergio...Asier es sabio!Ya me parecía a mí que en realidad todo el material es para hacer joyas! Lo de las bolas de billar me parecía un poco raro...
Dentro de lo duro que es la caída de los dientes que se caiga tocando la flauta es de lo mejor que puede pasar.
bettyboop

eresfea dijo...

Si es que al final los Pérez somos así... Ratunos.

IMANOL dijo...

Vaya zapatilla de filete que le diste al pobre hijo

Sergio dijo...

escéptico, "...para que pueda besarlo cuando esté lejos de ti." Anda con las coplas.
bettyboop, hay collares de perlas que no quiero ni imaginar de qué boca han salido.
eresfea, en las familias grandes siempre hay de todo (Dale las gracias al primo).
Imanol, con la zapatilla no, se dio con la flauta (aquella de madera, del colegio).

iK dijo...

Como decía el jefe del Equipo "A": "Me gusta que los planes salgan bien".