www.flickr.com

martes, 14 de julio de 2009

Pobre de mí,...

Ante la avalancha de cogidas en los recientes encierros de Villa Playmobil, la alcaldesa titular ha declarado a los medios:

"Unas fiestas recién organizadas como éstas, requieren una cierta puesta a punto. El año que viene, además de controlar que los corredores no entren en el vallado, bebidos o drogados, haremos todo lo posible para que, por lo menos, tengan rodillas."

Escenas como las que ilustran esta entrada, y en las que se ve cómo "Arrastrao", un caracol de tremendos cuernos al sol de la ganadería Muhura, alcanza a un corredor, babeándolo con saña, han sido habituales en los primeros encierros de Sanfermines de Playmobil City (Villa Playmobil).

Las ambulancias no han dado abasto y muchos de los babeados han tenido que ser trasladados a sus centros sanitarios en el barco pirata.

Ultima hora: Se solicitará también contar con, por lo menos, un codo para el correcto manejo del periódico-despistador.

7 comentarios:

leitzaran dijo...

¡Genial! La imaginación al poder.

Ander dijo...

Carcajadas.

eresfea dijo...

¡Estás que te sales!

IMANOL dijo...

Imaginación al poder! Grande, Sergio, grande!

J M C dijo...

Qué bueno. La mención del barco pirata ha sido definitiva: me tocó en la tapa de un yogur y aún sigue navegando por por los recuerdos infantiles de mis hermanos pequeños.
En la próxima edición podrías sumar al encierro la presencia de algunos 'divinos': bastaría con quitarles las pelucas a los clicks...

rafa espada dijo...

jajajajaja

Tia madrina dijo...

Estoy con Leitzaran. Genial!