www.flickr.com

jueves, 9 de julio de 2009

Menos es más, siempre es más.

Ahora que empiezan las campañas de tráfico, la operación salida y las palmaditas por lo bien que se hacen las cosas, una pequeña reflexión matemática sobre el tema: La gente no somos números.

Desarrollemos.

Obviaré las estadísticas y su interpretación, como aquella que dice que el 22% de los muertos en carretera del pasado año no llevaban el cinturón de seguridad puesto, y de la que se deduce que es mucho más seguro no llevarlo (un 78% sí lo llevaba); y me centraré en la frase que se repite una y otra vez, alabando el buen hacer de los responsables : "Este año ha habido terentaytantos muertos menos que el año pasado".

Lo siento, Señores, pero no, los muertos nunca son menos, siempre son más. Los que el año pasado murieron, no han vuelto a resucitar y este año se han salvado. No. Quizás la gente los haya olvidado, pero no son un número. Si el año pasado fueron doscientos (números ficticios) y este año son ciento ochenta, no se pueden restar. No se puede decir que son veinte menos. Somos conjuntos disjuntos, no tenemos nada que ver.

No voy más allá, no me rasgaré las vestiduras, ni señalaré acusadoramente a nadie, ni me quejaré de lo que se hace o deja de hacer. Somos responsables de nuestros actos hasta donde la Providencia nos deja. Simplemente dejar claro que, cada vez que salimos a la carretera, los que jugamos la partida, somos los que quedamos.

3 comentarios:

eresfea dijo...

Sí.

Jonathan dijo...

Cierto, además nuncan añaden a los que mueren a posteriori en el hospital ni tienen en cuenta al resto de víctimas que sobrevive.

Deberían contar los "accidentes", puede que haya más y mueran menos, y desde luego no es lo mismo si se ven implicados autobuses o coches.

Mucho hablan del cinturón pero hasta que A3 no ha empezado a dar caña con los puntos negros parece que no empezado a actuar...

Buff hay tanta hipocresia en la DGT...

IMANOL dijo...

Tampoco hablan de los accidentes producidos por carreteras en mal estado, curvas mal peraltadas, zonas mal señalizadas o mal iluminadas, etc. Ellos juegan la partida con las cartas marcadas.