www.flickr.com

miércoles, 29 de julio de 2009

Los gamberros leen blogs.

Efectivamente, a esa conclusión he llegado cuando me he encontrado el buzón que vi en abril de la siguiente guisa, o más bien, cómo no me lo he encontrado.


Hace un tiempo, eresfea también constató la desaparición del montañero del Txindoki, aunque en ese momento no lo relacioné.
Sin embargo he ido atando cabos y recuerdo otra desaparición mencionada en el blog de Leitzaran (aunque en este caso fuera un equipo de gamberros).
¿Casualidad? ¿Persecución en la blogosfera? ¿Los gamberros se documentan en nuestros blogs para saber dónde actuar? No lo sé, pero tal vez sea el momento de preparar una trampa para que caigan como incautos.

Y antes de que se me olvide, ¿os he dicho que Juanito Oyarzabal ha colocado en su último ochomil un buzón igualito igualito al que desapareció en el Txindoki?

2 comentarios:

eresfea dijo...

Y con el pan no se juega, no señor...

Sergio dijo...

Ahí, ahí.