www.flickr.com

miércoles, 22 de julio de 2009

El viaje.

Dicen que un auténtico viaje, te cambia; que las experiencias que te van sucediendo, hacen poco a poco mella en tu carácter; que lo que antes te importaba, ahora te deja indiferente; que tus ojos ven como nunca lo de siempre; que lo que ayer te daba miedo, hoy lo asumes como natural.


Y añado a lo ya dicho que la edad no influye en el resultado.

PD: Corroboro el hecho con la imagen de la nueva joya de la corona de Aimar, un kakalardo (escarabajo) encontrado muerto.
PD2: Y recuerdo al que no le conociera, su pánico a cualquier tipo de insecto (moscas sobre todo) hace ahora una semana.

4 comentarios:

Ander dijo...

Un viaje iniciático... y ahora documentado. ¿Qué recordará Aimar "Durrell" Fanjul dentro de unos años?

Tia madrina dijo...

Impresionante! este niño llegara lejos, por lo menos al viejo Egipto ya que estos animalejos eran sagrados en el pais de las momias.
Creo que un dia de estos viajare con vosotros para quitarme las mismas fobias que tiene mi sobrino a todo bicho que vuele.

eresfea dijo...

¡El cascarudo, el cascarudo!

Sergio dijo...

Ander, si el cascarudo no se "pierde" al volver a casa, quizás pregunte y se lo recordemos.
Tía madrina, entre esta joya y su adoración por los gatos de la leñera el antiguo Egipto está aquí mismo.
Eresfea, gracias, como puedes comprobar ya estoy empleando el término en cuanto puedo.