www.flickr.com

domingo, 5 de julio de 2009

El payaso.

El payaso del circo contaba dos historias. Con sus ojos, una triste de amigos perdidos y tiempos mejores; con sus piruetas, una alegre de felicidad desbordante. Los niños, ciegos a la primera, aplaudían y reían; los mayores, disfrutamos de una actuación completa.


PD: En el circo de Senda Viva, donde fuimos con Aitor, Pedro y Mamen a pasar un fin de semana en la Ribera (Navarra, no Maya ni francesa).
PD2: Y de regalo, una amigdalitis (de amígdalas pultáceas) con 39ºC de fiebre, de la que todavía no me he recuperado.

3 comentarios:

Ander dijo...

Sí, en la foto se te ve bastante tocado por la fiebre. Pobrecico. ¿Mejoras?

Sergio dijo...

Hombre, si no mejorara ya estaría dentro del baúl en lugar de encima.
Esta mañana al volver del médico he buscado el significado de "pultácea" y me ha dado ganas de pegar un trago al bote de colonia de los niños.
(Y nosotros que nos íbamos el viernes de vacaciones...)

eresfea dijo...

Pultáceo, pultáceo, pultáceo... Lo voy a usar desde hoy.
¡Salud!,
Josean.