www.flickr.com

domingo, 19 de julio de 2009

Crónicas de Valdeón.

Llevamos casi una semana en el Valle de Valdeón. En breve, cuando volvamos a una zona de conexión rápida de internet, irán apareciendo las crónicas de esta semana que ha cundido, y mucho.

Desde la lluvia causada por la bruja de la Farfada, pasando por los holandeses errantes, los esperados encuentros con desenlace inesperado, la inexplicable y exasperante escasez de lagartijas, la caza del saltamontes gigante (tiembla King-Kong, llega un competidor a tu altura), las nubes anti-telescopio, los atracones de cerezas...


Una deliciosa semana en familia, con mucho monte; buena comida; bocadillos y siestas en el bosque, río, campas; y la firme promesa de aprender las puntuaciones de los bolos leoneses, esta vez sí que sí.

PD: Para el lector curioso, comentar que la otra mano estaba igual. Las cerezas del camino están para chuparse los dedos, los diez.
PD2: En este caso, eran negras.

1 comentario:

Tia madrina dijo...

Cuidado con las diarreas (con perdon)