www.flickr.com

jueves, 18 de junio de 2009

Trekkie de la costa vasca.

Jugando Asier con lo que encontraba por casa de su abuela, apareció ufano y contento con el siguiente montaje.


Tiempo me faltó para darme cuenta de que el diseño me sonaba familiar y, aunque me consta que Asier no conoce el mundo trekkie, no pude menos que preguntarle.

_Asier, ¿qué es eso?
_Una nave espacial.
_Y tú quién eres, Mr. Spock o el capitán Kirk.
_¿Qué?
_Nada, nada, juega. Pero no pongas los motores de curvatura en marcha.
_¿Qué?,¿Porqué?
_Hombre, porque en esta casa siempre se ha respetado el continuo espacio-tiempo.
_Vale.

Y, sonriente, siguió jugando.

PD: Asier, todo un trekkie de la costa vasca (el título no es un plagio, solamente una casualidad).
PD2: Larga vida y prosperidad a todos.

2 comentarios:

Ander dijo...

Jo, Asier, qué habilidad. Yo no pasé de una cochambrosa torre Eiffel con la que tuvo que ayudarme mi padre (más bien la hizo él).

Me gusta, me gusta lo del trekkie de la costa vasca. Podríamos seguir con las variantes: El triki de la costa vasca (por las galleteras de Deusto, quizá), El trinque de la costa vasca (las comisiones recibidas por concejales de urbanismo que autorizaron urbanizaciones en los acantilados), El triqui-triqui de la costa vasca (de éste sí que vendería 3.000 ejemplares en un titá).

Jonathan dijo...

Hay muchos trekkie por el mundo y la mayoría ni siquiera lo sabe.

Seguro que sois uno de los 4.000 millones que llevan algo de la serie encima...

Un saludo