www.flickr.com

lunes, 8 de junio de 2009

Del huerto a la mesa.

Estábamos cansados de tomates apocalípticos, lechugas duras, cebolletas insípidas. Así que, parafraseando aquel viejo anuncio: "De la huerta a su mesa", nos pusimos manos a la obra y aprovechamos el balconcillo del oeste, con su sol de la tarde, para plantar nuestras primeras hortalizas.


Dicho sea de paso, y siendo el balcón de la habitación de los muchachos, fue Asier quien preparó los boquetes donde introducimos lo que vosotros habréis de adivinar.

A los días ya asomaban los brotes verdes y al poco, en apenas dos semanas, el resultado era el de las fotos.


Descongelamos un par de langostinos y compramos unos huevos, preparando un menú para la cena de chuparse los dedos (previamente bien lavados para evitar el sabor a tierra).


PD: La foto del revuelto salió como salió pero prometo que dentro había más "verde", aunque tampoco conviene pasarse.
PD2: Si queréis adivinar lo que es, no vale mirar el título de las fotos.
PD3: Respecto a los langostinos y los huevos, estamos buscando unos planos para construir un barco-gallinero, de manera que consigamos ser enteramente autosuficientes.

5 comentarios:

mòmo dijo...

¿ajos tiernos? ¿revuelto de ajos tiernos y langostinos? Mmmmm. Para el barco gallinero igual podemos traeros partes del que Joana y encontramos atracado en Wroclaw, siempre y cuando no me pase del peso permitido al facturar.

Sergio dijo...

Acertado a la primera; plantamos una cabeza de ajos un poco pasada, con deliciosos resultados.
Otra ventaja añadida: los vampiros no se asoman por el balcón.
PD: No os preocupéis por el barco porque tenemos un "pirautxo" que nos puede hacer el servicio. Ya lo veréis a la vuelta.

Ander dijo...

Me gusta mucho toda la historia... salvo esa tacañería imperdonable del "par de langostinos".

Sergio dijo...

Bueno, quizás serían tres pero los troceamos en cuatro cachos para que cundieran más.

IMANOL dijo...

La foto del revuelto ni Martín Berasategui la consigue!