www.flickr.com

lunes, 29 de junio de 2009

De prácticas.

El sábado, disfrutamos de una barbacoa en compañía de Ricardo y Rosa, y de Rober e Itziar. El motivo (o excusa), si es que hiciera falta alguno, celebrar su éxito en la siembra y comprar el vehículo de cuatro ruedas (sin motor), que más usarán durante estos próximos tres o cuatro años.

De paso, y sin que se notara demasiado, Aimar y Asier, pusieron a prueba la paciencia del futuro padre, que pasó el examen con nota.


En la imagen, Rober, practicando con las vértebras lumbares, en proceso de adaptación a su nueva condición.

PD: La nueva condición se llamará Leire.
PD2: Y un consejo: ¡Duerme, Rober, duerme ahora que puedes!

2 comentarios:

mòmo dijo...

Si crees que después del curso intensivo le hace falta un doctorado, puedo prestar a Joana durante unos días. Es muy buena para practicar la paciencia y el diálogo serio-fantástico.

Sergio dijo...

Creo que sería demasiado, de curso intensivo a catedrático.