www.flickr.com

lunes, 11 de mayo de 2009

El planeta que no es nuestro.

Lejos de paternalismos gubernamentales, lejos de intereses empresariales, lejos de alarmismos ecologistas, el ciclo de conferencias Haitzen hitza, sobre la historia del clima, la vida y nuestra especie, se desarrolló, la semana pasada, sobre dos recias columnas: la historia y la ciencia.

En el libro abierto que supone el Flysch de Zumaia podemos leer la evolución cercana del planeta, con sus periodos geológicos, extinciones , cataclismos cósmicos; en los hielos de Antártico, encontramos un registro sobre las glaciaciones que se han ido sucediendo a lo largo del tiempo. En el primero, las unidades se miden en millones de años, en el segundo en miles. ¿Tan decisivos e importantes son las últimas cincuenta vueltas alrededor del sol para la Tierra?

La ciencia intenta interpretar los hechos y deducir el futuro que podría acontecer. Pero con la humildad que todos los ponentes demostraron sobre sus especialidades ninguno de ellos dio ni un futuro definido, ni una receta secreta, ni se mostró poseedor de la respuesta buscada.

Pero sí nos dejaron algo muy claro, la línea tendente actual no es sostenible. Los diversos escenarios que la ciencia deduce de las premisas obtenidas hasta el momento, van de la devastación planetaria al "aquí no pasa nada". Si bien ambas pueden ser posibles, quizás pequen de ingenuos o soberbios quienes se aferren a ellas, estando la realidad más probable en un punto intermedio altamente impredecible. Las acciones que ya se han tomado y las que se tomarán en breve, social y económicamente, serán las que inclinarán la balanza a uno u otro lado.

Para terminar. Al planeta no le importa lo más mínimo si continuamos viviendo o nos extinguimos. De lo que se está hablando no es de biodiversidad, extinciones de especies o agotamiento de ecosistemas; de lo que se trata es de si nuestra extinción vendrá del cielo, como la de los dinosaurios, o de nosotros mismos.

En todo caso, la Tierra seguirá su rumbo; quizás más ligera de equipaje.

PD: Ander ha ido resumiendo todas las conferencias y también ha creado un blog sobre el tema.
PD2: Mi presencia queda demostrada en la esquina inferior derecha; me reconoceréis por los tirantes (entre otras cosas).
PD3: Si bien no puedo elegir o descartar a ninguno de los conferenciantes, quizás Adolfo Eraso con sus setenta y cuatro años y su ir y venir de un polo a otro fue mi preferido. Sin más.

6 comentarios:

Ander dijo...

Fue una semana de lujazo. También por el público, y lo digo muy en serio. Gracias por tu asistencia 5/5, Sergio.

Marc Roig Tió dijo...

Me pregunto si estaban allí los de Greenpeace que tanto tienden a quejarse. Desde el día que Ander publicó lo del asesinato del oso polar que llegó en patera helada, he dudado mucho de los mensajes catastrofistas de los Greenpeace.

Qué envidia me da tu presencia allí, jaja.

Sergio dijo...

Una semana completa, con dos ponentes de alto nivel por día y con una variedad escogida de temas no es fácil de organizar. Sin embargo, los resultados fueron inmejorables y estoy convencido de que, quien haya sabido escuchar, se habrá hecho una composición de la situación difícil de alcanzar recurriendo a los medios habituales.

Marc, ni Greenpeace, ni Iberdrola, la única nota disonante fueron los políticos que inauguraron el ciclo de conferencias y que nada aportaron salvo salir en la foto.

Ander dijo...

Bueno, aportaron la pasta (que es de todos, obviamente, pero al menos apoyaron un evento que merecía la pena, y eso tampoco suele estar garantizado).

PD: Yo sigo pagando mi cuotilla de Greenpeace, pero cada vez me escuece más. Cada vez que leo el blog de su presidente en el DV, con tan poco fundamento, me dan ganas de borrarme. Como dijo Miguel Delibes, él también paga una cuota porque cree que el camino de Greenpeace es el correcto a pesar de que también cree que muchas acciones y posturas son desacertadas.

Sergio dijo...

De acuerdo con lo de la pasta. A lo que me refería es que ese dinero no "patrocinaba" el evento aportándole el conocido "tufillo" de otras situaciones.
(Recuerdo una conferencia en la que un asistente intentó obtener una opinión de un ponente sobre un tema cercano y "local" y éste se negó repetidamente por no venir al caso)

IMANOL dijo...

A mí lo que más me ha gustado es el título del post: "El planeta que no es nuestro". Cuándo nos daremos cuentas que somos una cagarra en el universo y que el clima del planeta cambiará con nosotros o sin nosotros, y seremos un diminuto rastro en su vida. Hasta entonces aguantaremos mucho Al gore , Iberdrola verde, y apocalipsis a millón el kilo.