www.flickr.com

miércoles, 1 de abril de 2009

Los payasos que no fueron.

Txirri, Mirri eta Txiribiton, actuaron para nosotros el martes final de marzo. Nosotros eramos, Aitor con Mamen y Pedro; Asier y Aimar con Nieves y conmigo; y toda la sala del Kursaal abarrotada de niños, padres, abuelos y demás familiares.


Animada reunión vespertina, en la que no faltaron actuaciones, melodias infantiles, piezas clásicas y las versiones de canciones actuales, como Dragostea y su kafea-bai-kafea-ez-kafea-bai-kafea-ez-ez. Mención aparte merece Status Quo y su Whatever you want, que los adultos recibieron con el síndrome del pie inquieto.


Al final, terminada la actuación, invasión del escenario y peleada foto de los moñoños.

Una última pregunta: ¿Por qué se tapa los ojos Aimar?


El malvado Kakusain tuvo la culpa, aunque el pobre sea más sucio que malo.

Kakusain, ura ta jaboia !*

*¡Kakusain, agua y jabón! (gritaban los niños).

PD (muy larga):

Txirri, Mirri y Txiribiton, llevan más de treinta y seis años sobre los escenarios, pero nunca fueron los payasos de los niños que nosotros fuimos. Los nuestros eran "Los de la tele", nos sabíamos sus canciones, merendábamos con ellos, nos reíamos con sus trastadas. Ayer, los niños de entonces , llevamos a los niños de ahora a verles.

Reconozco en sus canciones, la primera que aprendí en euskera cuando tenía la edad de Asier, "Pintto, Pintto", en aquel entonces recién compuesta por Juan Inazio Ansorena. Y veo en los ojos de mi hijo, la ilusión atemporal de la magia de los payasos.

Con su ropa vistosa, su maquillaje de colores, su nariz roja, el payaso es un eterno niño grande por quien no pasa el tiempo y, cuando lo volvemos a ver, nos devuelve a esa infancia en la que fuimos felices, no hace tanto tiempo.


Transmutando a Asier en mí y viajando treinta y cinco años atrás, me permito extraer un fotograma del programa de televisión al que nunca fui.

6 comentarios:

Ander dijo...

Sí que fueron mis payasos. Cuando eran los míos, a principios de los 80, se llamaban Kixki, Mixki eta Kaxkamelon. Años más tarde se cambiaron el nombre y yo participé en su concurso de ETB con 12 añitos. Gané una pequeña estatua de Txirri. A saber dónde estará. Y tengo una cinta de VHS en la que queda algún fragmento de aquel concurso (porque alguien grabó encima una etapa del Giro de Italia).

Sergio dijo...

¡Ay, amigo mío! ¿Dónde estabas tú treinta y cinco años atrás?
(Menudo corte generacional que me acabas de dar)
Fdo: El abuelo porreta.

Sergio dijo...

Como detalle, el Txiribiton (Kaxkamelon) original era el tío de un amigo mío y, efectivamente, tocaba la bocina porque no sabía euskera.

iK dijo...

Me gusta verlos paseando juntos por Donosti, en parejas o en trios, con su buen talante de siempre.

Sergio dijo...

Si veo a Ansorena o a los demás por la calle, no le digo nada a Asier. Se rompería la magia.

Ander dijo...

Otaegi (Txirri) fue compañero de trabajo de mi padre en el banco. Su hijo probablemente haya sido o sea en estos momentos alumno de Josean.