www.flickr.com

miércoles, 11 de marzo de 2009

Momentos irrepetibles.

Hay un tiempo en la vida en el que nos hacemos a la idea, lo que hemos vivido no volverá a suceder. Como el río de Heráclito, es inútil volver a los lugares que visitamos, pretendiendo que nos sucedan las mismas cosas que otrora. Sin embargo, siempre guardamos la esperanza de que un olor, un recodo del camino, algo, nos lleve, aunque sea por un instante, a esos recuerdos que atesoramos en nuestra mente.

Yo guardo uno, muy reciente, muy intenso; una bonita excursión y un encuentro inesperado. Sé, que cuando vuelva a aquel lugar, sonreiré al recordarlo pero también sé que alguien ha intentado manchar ese recuerdo precioso.

El domingo, de madrugada, entraron en la ermita de San Antón de Berastegi y robaron la imagen del Santo. Diarios y blogs transmitían la noticia, del robo y de la tristeza de la gente del pueblo.


Tras un largo momento de indignación, he decidido que ese recuerdo permanezca intacto en mi memoria y que respecto a los ladrones... así les muerda un cerdo.

PD Para el lector curioso decir que, quien camina junto a San Antón, a sus pies, es un lustroso gorrino, igualito igualito que el que me acompaña encabezando este blog; grata compañía.

10 comentarios:

Jonathan dijo...

Y lo peor de todo, que hay muchas más ermitas desprotegidas porque las imágenes antiguas o fueron saqueadas hace tiempo o están en el museo diocesano.

Sergio dijo...

Cuánta razón tienes, Jonathan, sólo se valora lo que cuesta dinero.

mòmo dijo...

No lo sabía, Sergio. Las ermitas debería poder permanecer abiertas para que cualquiera pudiera entrar en cualquier momento a saludar, a rezar o a descansar un momento. No es que lo espere, pero ojalá les (estas estupideces sólo se cometen con público) entre la cordura y la devuelvan.

eresfea dijo...

Estos imbéciles..., quiero pensar en una cuadrilla de adolescentes con un kalimotxo de más.

Sergio dijo...

Pero qué buenos que sois...

Ander dijo...

Qué rabia y qué tristeza.

¿San Antón(io) no es el santo al que se le reza para encontrar cosas perdidas? ¿Cómo rezarle para que aparezca, si está desaparecido? Es un caso peliagudo. Quizá los ladrones lo han robado precisamente por eso, para que no ayude a encontrar a otros santos que ellos ya robaron.

Sergio dijo...

Cierto Ander, es el patrono de las cosas perdidas, lo que reduce el círculo para encontrar a los ladrones; tienen que tener estudios religiosos. Escribiré al episcopado.

De todas formas nos queda otro santo para las cosas perdidas, San Cucufato. Y cito: "San Cucufato, San Cucufato, los cojones te ato, y hasta que no aparezca, no te los desato". Decirlo mientras se ata una imagen con una cuerda y esperar.

mòmo dijo...

Cierto, Sergio. Me lo enseñó mi tía abuela, que era todo un personaje.

Jonathan dijo...

El San José de Belaunza ya tiene sustituto. Parece que el robado era el suplente de un San José "donado", que cuando los "donantes" se fueron a Madrid se la llevaron, y que ayer trajeron para celebrar el día.

Un saludo

Sergio dijo...

Gracias por la información, Jonathan.