www.flickr.com

martes, 20 de enero de 2009

Reuma informático (Cronología de una infección).

Dieciseis de enero, viernes, seis de la tarde.
Enciendo el ordenador con la conexión a internet abierta. Algo raro pasa, algunas cosas no funcionan. ¡Virus!

Apago el ordenador y enciendo el ultraportátil . Ligero, pequeño, regalo del Olentzero, lo uso para navegar por internet y no lo empleo para asuntos peligrosos (léase abrir archivos sospechosos, descargas, etc).

¿Qué? ¡Pasa exactamente lo mismo! También lo apago.
Siento un escalofrío, ¿y los ordenadores de la oficina?, ¿y los discos duros con todas las fotos?

Diecisiete de enero, sábado, diez y cuarto de la mañana.
Acudo a mi tienda de confianza, la del barrio, la de siempre. Le explico sucintamente el problema a Javi (buen fotógrafo por cierto).

_A mi cuenta- contesta.

Un esfínter se cierra y nos vamos de excursión.

A veces pienso en lo que harán los que compran en grandes superficies y les suceden cosas de éstas, ¿dónde acudirán?, ¿a quién recurrirán? Pero hoy no, hoy soy egoísta y sólo pienso en mí.

Diecinueve de enero, lunes, diez menos diez de la mañana.
Me paso por la tienda. Javi al pie del cañón.
_Hasta las diez y media no te puedo decir nada- me comenta. Estoy a la espera de que me manden unos ficheros. El sábado, vinieron otros seis o siete con lo mismo. Creo que es un asunto del antivirus; parece que considera algún archivo del sistema como peligroso y lo borra. Te llamo.


Diecinueve de enero, lunes, seis menos cinco de la tarde.
Ring, Ring. Suena el teléfono. Coge Nieves.

_Para tí- me dice.
_¿Sí?- pregunto con voz apresurada. Y oigo una carcajada al otro lado.
_Soy Javi- dice la carcajada. Pareces algo ansioso. Tranquilo, ya está, puedes pasar y te explico lo que era.

Diecinueve de enero, lunes, siete menos cuarto de la tarde.
Me acerco en un salto de autobús.

_Efectivamente- me comenta. Era el antivirus; si te pasa en la oficina, haces esto y esto, y ya está.

Creo entender. Y subrayo el creo porque cuando llego a casa, los ordenadores siguen igual, pero me conecto a internet y en un momento lo soluciono.

Nieves se acerca.

_¿Qué pasaba?- pregunta.
_Pues que el antivirus - contesto- consideraba un archivo del sistema como un virus troyano (toma jerga), y lo destruía, con lo que el ordenador andaba mal.
_Vamos, una enfermedad autoinmune- me dice, haciendo aflorar la vena sanitaria.

(Silencio y mirada de "Vale, jerga contestada. Me ganas").

_Sí- continúa-, como el reuma. Los anticuerpos que se encargan de protegernos de las agresiones externas, piensan que el propio cuerpo es un invasor y lo atacan. No tiene cura.

_Bueno- le digo- para éste sí, y además hay un botón de Restaurar el sistema , que me deja el ordenador como estaba antes del ataque.
_Pues mira que bien -concluye.

Y nos tomamos un café.

Nota para el futuro:
Estar atento a los avances en la cura del reuma y buscar el botón que nos devuelva a épocas más felices cuando haga falta.

6 comentarios:

leitzaran dijo...

Esta misma mañana he leído sobre el tema en Barrapunto. Lo curioso es que, desde mi punto de vista, Panda debería haber hecho algo con urgencia, aunque sólo sea informar. En vez de eso, se columpian.

Como bien dices, sería curioso saber cómo se las apañan los clientes de las grandes superficies, aunque supongo habrá marcas que cuenten con servicio técnico propio (pienso en HP).

Yo hace años que uso un antivirus gratuito y, sin embargo, de confianza.

Sergio dijo...

En su día, teniendo que viajar mucho, compramos un portátil HP por lo que comentas del servicio técnico propio. Se me estropeó, vinieron a recogérmelo a un sitio y me lo fueron a entregar a otro. Perfecto.

El único problema... lástima de siglas.

PD: ¿Dices Panda? Yo no he mencionado a Panda (ni he dejado de hacerlo, ejem).

eresfea dijo...

Y tomarnos un café.

leitzaran dijo...

Sergio, si lees el enlace de mi comentario anterior verás por qué digo lo de Panda...

Salu2

Sergio dijo...

Josean, el mío fue con leche.

Xabier, razón no te falta y, de hecho, gracias a todos los comentarios que hay en la web, me fue muy fácil solucionar el asunto. El no mencionar a Panda, viene porque no pretendía hacer una crítica hacia quien me produjo el problema sino agradecer a quien me ayudó a solucionarlo. Esa pequeña tienda a la que recurrimos cuando nos hace falta pero a la que damos la espalda por ahorrarnos diez euros en un producto que vale seiscientos. Estoy totalmente de acuerdo con lo que dices pero no quería que una cosa tapara a la otra.
Y por cierto, no sólo los de HP tienen unas iniciales poco adecuadas, los de PANDA tampoco han hecho muy bien escogiendo como símbolo un animal en vías de extinción (y con ésta última se les han "quemado" un par de bosques de bambú). Nos vemos el viernes.

iK dijo...

Jajaja, muy bueno. Yo también compré el ordenata en la tienda "del barrio", por exactamente la misma razón que tú.