www.flickr.com

sábado, 15 de noviembre de 2008

Aquellos magníficos hombres...

... en sus aparatos voladores. Película de 1965, de título mal traducido, y más conocida por "Aquellos chalados en sus locos cacharros" (Reminiscencias de una época en lo que lo único libre eran las traducciones).

Pues eso es lo que nos encontramos durante el paseo familiar, sabatino y matutino, en la plaza Gipuzkoa, un buen número de coches de una época pasada, pero conocida para algunos de nosotros, bien cuidados, engrasados, limpios, a punto (que se dice).
El día acompañaba, así que había salido de casa cámara en ristre y me puse a hacer fotos. En eso se me acercó un hombre, video-cámara al hombro y me preguntó si podía sacarme haciendo fotos para los informativos de la noche de la ETB. Accedí gustoso, esperando mis quince segundos de gloria televisiva que luego no fueron.


Renault, Porsche, Seat, Mini, BMW, Jaguar,... mis ojos buscaban una marca en concreto, Lancia, uno de los coches de Imanol. Encontré uno, pero no era el suyo. Seguí buscando y preguntando, pero la búsqueda fue infructuosa. No tenía la certeza de que estuviera pero algo me decía que no podía perderse una cosa así.
Nieves había continuado el camino y me esperaba al fondo de la calle, así que me fui hasta ella y le pedí el móvil. Ya tenía seleccionado el número de Imanol cuando, de entre la multitud, surgió su rostro sonriente.

_Te estaba buscando, sabía que estarías por aquí.

Aunque parezca mentira, no fui yo quien dijo esas palabras, sino el propio Imanol, mientras yo le enseñaba su número en el teléfono, a punto de establecer la llamada.
¿Casualidad?, ¿Destino?, no lo sé, lo que sí sé es que me ahorré 0,35 euros y pudimos charlar brevemente, amén de presentarle a Nieves y a los protagonistas del blog, y sacar unas fotos a su Lancia, aparcado fuera de la exposición.
Hablamos de la Behobia y de la foto que no fue, y se disculpó por lo sucio que tenía el coche. Unos mosquitos salpicaban el parabrisas de su impoluto vehículo y lo comparé con el mío, embarrado por fuera y vomitado por dentro; perdí. Lo comparé con los cristales de mis gafas; también perdí.
Andaba con prisa, así que nos despedimos y se fue a saludar a unos conocidos mientras los niños se quedaban admirando el coche y yo me dedicaba a sacar instantáneas de unos detalles del mismo.

Os dejo dos para que juzguéis si los mosquitos consiguieron manchar algo más que el cristal.

A esto creo que lo llaman tapa-cubos,


, y a esto capó,


PD Imanol, dueño de un aparato volador, un hombre magnífico.

9 comentarios:

IMANOL dijo...

Como siempre, muy chulas la crònica y las fotos; y si no es mucho pedir mándame las que hayas hecho del evento esa mañana y dame permiso para publicarlas en la web del club (www.clubalpin.org), que seguro que son de gran calidad.

Sergio dijo...

El permiso lo tienes ya, para las fotos déjame un par de días para que las procese (algún recorte, retoque de contraste y cosillas así).

Ander Izagirre dijo...

Recuerdo con emoción el día en que Imanol apareció en la calle Huertas a recogerme con su nave espacial. Me recordó al arranque de la Pantera Rosa. A ver cuándo me das otro paseo, eh. Yo pongo la gasolina.

IMANOL dijo...

Oye, que no hay problema Ander, si quieres presentarte a la presentación (valga la rebuznancia) de tu nuevo libro en el Ernest de Amara al estilo James Bond me avisas.

Ander Izagirre dijo...

Me encantaría, pero no tengo smoking ni te veo a ti con bikini haciendo de chica Bond. En cualquier caso, se agradece mucho la propuesta. Quizá cuando escriba Vespaña...

IMANOL dijo...

El smoking se puede alquilar, y yo gano mucho en bikini.

Sergio dijo...

Supongo que con "ganar mucho" no te refieras a ninguna transacción económica, no sea que me cierren el blog.

Una idea: Un traje de noche con generoso escote en la espalda podría contentaros a los dos.

Imanol, ¿leíste mis correos de ayer?

eresfea dijo...

¡Joderjoderjoder, cómo se está piniendo este blog...!

Sergio dijo...

Tienes razón, este blog está empezando a ser demasiado explícito.
Lo voy a hacer de pago.