www.flickr.com

miércoles, 6 de agosto de 2008

Amadeus (Epílogo).

San Sebastián, 2008.

El "GRAN CIRCO COSMICO" hace tiempo que no viene a la ciudad, en realidad, a ninguna ciudad. Los animales terminaron en un zoo, los "arañis" volvieron a trabajar en la vendimia, los "coretti" murieron de cirrosis y los demás volvieron al pueblo o a las fábricas.

Aquel niño de siete años, se dirige a su trabajo. Camina deprisa, llega tarde y, entonces, lo oye. Es un sonido dulce y extraño que hace más de treinta años que no escucha.

Dirige sus pasos hacia la música.

A la vuelta de la esquina lo ve, rodeado de deslucidos carteles y fotografías, fruto de tiempos mejores. Reconoce la levita ajada y se acerca con prudencia; aún conserva su porte digno.

Es él.

Sus dedos, ya no tan ágiles, vuelan por el borde de unas copas que hace tiempo dejaron de ser brillantes y que acumulan el polvo del camino.
Se queda un buen rato escuchándolo, en tanto que la gente pasa y va echando algunas monedas en la caja.
Repite un par de aquellas melodías una y otra vez. Son piezas sencillas y familiares.
Al cabo de diez minutos, saca su cartera, se acerca a "Amadeus" y desliza en su bolsillo un billete de cincuenta euros.
El se lo agradece con un gesto sobrio y continúa tocando.

Sigue camino hacia su trabajo, se le está haciendo tarde.
Entra en el edificio y sube las escaleras hacia el vestuario. Lentamente se cambia y se coloca con cuidado el traje negro.
Al salir, se encuentra con su ayudante que le dice, visiblemente apurado :

_Maestro, la orquesta lleva media hora preparada, le estábamos esperando. Temíamos que le hubiera pasado algo. ¿Qué ensayaremos hoy? ¿Lo de siempre?

_No, hoy creo que haremos algo distinto - responde. Hoy probaremos algo de Mozart.



PD Nunca sabremos qué experiencias de la infancia marcarán el futuro de nuestros hijos.

PD2 Durante estos días se desarrolla en Donostia la 69 quincena musical.

2 comentarios:

IMANOL dijo...

Un número muy musical el de este certamen de la quincena.

Sergio dijo...

¡Ay, pillín, pillín!