www.flickr.com

domingo, 22 de junio de 2008

Tempus fugit.

Para las mentes lúcidas, os propongo una adivinanza.

Encontrad lo que tienen en común, un póster de un conocido líder negro, autor de un famoso discurso que comenzaba así, "I have a dream" (Tengo un sueño); la novela "El resplandor", con encuadernación de tapas duras; un tebeo de "El libro de la selva", en euskera y con ilustraciones de Walt Disney; y un disco con las canciones Tonight is so right for love, I'll be there, Guadalajara, Santa Lucía, C'mon everydody, etc.

El avezado lector, en una pirueta fantástica responderá : "El orador del discurso es Martin Luther King; el autor de "El resplandor" es Stephen King; "El libro de la selva" fue escrito por Rudyard Kipling , conocido también por otra novela suya, llevada al cine, "El hombre que pudo reinar" y titulada originalmente como "The man who would be king"; y, por último, las canciones son de Elvis Presley, "El rey", "The King". Así pues, lo que todas tienen en común es "King", el rey."

Bueno, pues sí y no, la respuesta correcta es que tanto el póster, como el libro, como el tebeo de Walt Disney y el disco de Elvis, estaban el sábado en los puestos del mercadillo "Cosas de segunda mano", que la agrupación San Marcos, organizaba en la Plaza Gipuzkoa. Todas ellas al módico precio de un euro la unidad.



Un buen momento para comprar algún capricho que otros ya no quieren, y reflexionar sobre lo efímero de nuestra existencia y problemas.
En ese sentido, aceptaré "King", pero más que nada, por ser todos, discursos, novelas, tebeos, discos, obras de reyes destronados. Oradores que movieron masas contra el racismo, escritores de libros "best-seller" que aterrorizaron a multitudes, autores "Nobel" reconocidos (o no) por películas de dibujos animados, cantantes "super ventas" que enloquecieron a una generación, amontonados en cajas junto a canicas, tebeos, juguetes, yogurteras, ropas y demás.
El tiempo es cruel a veces.

PD :Mi consuelo, me compré, también por un euro, cuatro vasos modelo coca-cola, en los que cabe una lata entera de un tercio de litro (33 cc.). Se acabaron los vasos normales, en los que sólo cabe un cuarto de litro... al menos, hasta que se rompan.

Me propongo releer a Kipling, mucho más que dibujos animados para niños. A ver si lo encuentro en casa de mis padres.

Tempus fugit.

No hay comentarios: