www.flickr.com

jueves, 5 de junio de 2008

Gloria.

Estábamos todos, Ainhoa y Rafa (así, juntos y seguidos, como siempre hablamos de ellos, ¿dónde están Ainhoa y Rafa?, ¿cuándo vienen Ainhoa y Rafa?), Adolfo, Fitxi, Txus, nuestro Sherpa particular ( si alguna vez nos encontramos atrapados en la cima de una montaña, todos sabemos que Txus subirá y bajará con cada uno de nosotros, hasta ponernos a todos a salvo; lo sabemos pero no lo decimos), Nieves, Asier (en la mochila) y yo mismo.

Aquel puente era la primera vez que íbamos con Asier al monte, al monte nevado. Con el invierno próximo, los días eran cortos y, tras la comida, emprendimos el regreso, Nieves (qué bonito y adecuado nombre en aquellas circunstancias), Asier (el mochilero dormido) y yo (el porteador). El resto de la expedición se quedó haciendo cumbre. Luego nos alcanzarían.

Caminábamos, la brisa en el rostro, el frescor del aire en los pulmones, la tensión de las piernas al avanzar, el crujido de la nieve al calcar el dibujo invertido de la bota.

Cruzamos un collado y ... la vimos.



Asier se despertó, alzó la cabeza y, con su manita enguantada, señaló hacia delante. Nos detuvimos, y el tiempo con nosotros.
Durante un instante permanecimos en silencio, después, sonreímos. Eramos felices.

Al rato, seguimos el camino sin pensar que, tras siguiente recodo , más sorpresas nos aguardaban...

PD La gloria se produce en una situación determinada en la que el sol y las gotas finas de las nubes se encuentran formando una alineación muy concreta con el observador. De hecho, cada uno ve el halo irisado rodeando su propia cabeza. Si en ese momento se hace una foto, se verá que la gloria, el halo que rodea en los cuadros a los santos, rodea únicamente al fotógrafo.

PD 2 Continuará...

4 comentarios:

maria jesus dijo...

!Que bonito! me gustaría verlo alguna vez. Si he visto el rayo verde en el mar que se debe producir por algo similar. Muy bueno el blog, vengo del quiosco malaquita y te visitaré a menudo porque me ha gustado como escribes. Enhorabuena. Un saludo

Sergio dijo...

Un saludo a tí también. La explicación física es distinta, pero a quién le importa si el sentimiento es el mismo.

Anónimo dijo...

Sergio, me gustaria que esto lo viese Arias... ;)

Sergio dijo...

A ver si todavía te van a revisar el examen...