www.flickr.com

martes, 24 de junio de 2008

El espectro.

Volvíamos con cierta inquietud por el camino nevado. Era diciembre, y los días eran muy cortos. Teníamos algo de luz, pero sabíamos que, en estas fechas, el crepúsculo duraba muy poco.
Andábamos en silencio, nos concentrábamos en nuestros pasos. Sin saber por qué, en un recodo del camino, nos detuvimos. Levantamos la vista y allí estaba. En el lindero del bosque, envuelto en la niebla, nos esperaba, el espectro.


PD Habitualmente relacionado con la gloria, el espectro del Brocken, llamado así por ser en el monte de Brocken donde se documentó por primera vez, es un raro fenómeno óptico-atmosférico, en el que la sombra de los montañeros se proyecta sobre la niebla dibujando sus siluetas. En la foto se ven (intuyen), la de Nieves y la mía; la gloria está centrada en mí, porque fui yo quien sacó la foto.

5 comentarios:

eresfea dijo...

Qué belleza de momento. Puedes decir que estuviste en la Gloria.

Sergio dijo...

A puntito estuve de elevarme a los cielos pero, con Asier en la mochila, apenas podía despegarlos del suelo.

eresfea dijo...

La fe mueve montañas..., ¿tanto pesa Asier como para evitar una levitación como Dios manda? ¿No será que sentiste el "Vértigo de la Gloria"?
Abrazo.

Ander Izagirre dijo...

¡¡¡...!!!

Sergio dijo...

Josean, levitar, lo que se dice levitar sí que podía, pero con Asier en la mochila no quería oír comentarios del tipo :
_¡Dónde vas tú con el niño!
_Si te elevas más ponle la bufanda que arriba hace frío.
_¿Ya tendrán biberones calientes en la Gloria?
_Qué haces levitando si te da vértigo hasta subirte al autobús.

Bendito Asier.

Ander, yo también me asombré, y si no llego a llevar la cámara ahora mis amigos dirían "Mira, ahí está otra vez Sergio con su batallita de la gloria y el espectro". Ver para creer.