www.flickr.com

lunes, 26 de mayo de 2008

Apocalipsis.

Cierto que hace tiempo que no leo la Biblia, pero estoy convencido de que uno de los signos que anunciaban la llegada del apocalipsis era éste.


En un paquete de galletas Oreo, del cual no voy a desvelar su origen, sólo su destino, he encontrado una de las caras puesta al revés.

Me la he comido igualmente. Con leche. Fría.

No me siento el Anti-Cristo.

PD: Al menos, no todavía.

No hay comentarios: