www.flickr.com

viernes, 24 de octubre de 2014

Aprendiendo inglés.

Teaser de "No mires en el armario" (de la Wikipedia).


PD: ¿Halloween? No, solo un fin de semana ocioso.

martes, 14 de octubre de 2014

Todo llega a su fin.

La verdad es que se veía venir. Últimamente, se notaba que ya no era el mismo, no escribía con la misma fluidez. Queramos o no, las cosas tienen su tiempo y todo llega a su fin. Es ley de vida.

¿Qué haré ahora con él? Perdidos los antiguos oficios de rebobinador de cintas de cassette, seguirá ocupando un lugar en mi mesa como símbolo de fidelidad mantenida durante años. Hasta que un día desaparezca, como en su día lo hicieran sus hermanos.


PD: Hacía mucho que no me pasaba. Generalmente, se "extravían" antes de llegar a este punto.

miércoles, 8 de octubre de 2014

Zipristin 2014.

El sábado pasado tocaba ir al monte. Así lo habíamos pensando; así lo teníamos organizado; así se lo había comentado a los muchachos; así se lo había dicho a Josean cuando me encontré con él por la calle; y así lo esperaba mi cámara de fotos, con las pilas cargadas (como todos nosotros). Sin embargo, no contaba con que ese mismo sábado se organizaba el Zipristin.

Todos lo años participamos en el Zipristin. Es un concurso de pintura cuyo tema principal es el agua. Los muchachos sacan sus pinturas a la calle, buscamos un sitio bonito junto al mar y pasamos una mañana artística (si el tiempo acompaña). Si añadimos al lote las entradas gratis para visitar el Aquarium, ya tenemos el día completo.

En esta ocasión, mientras los muchachos pintaban, yo me di al vídeo. Os dejo el link por si lo queréis ver. No lo pongo aquí porque le he pedido prestada una canción a Pharrell Williams y me deja usarla, pero no añadirla a esta plataforma.

PD: Bicós aim japiiii...

martes, 7 de octubre de 2014

Confesiones.

Estoy haciendo vídeos.
Creí que teníais que saberlo.

PD: Jo, qué a gusto me he quedado.

jueves, 2 de octubre de 2014

Vencer sin pelear.

Ring, Ring.

Suena el teléfono, el de casa, el que casi nunca suena si no es para intentar venderme una oferta telefónica. Miro el número. No me suena. Lo cojo.

_¿Sí?
_Buenos días, soy Pablo, le llamo de Vodafone (¡Bingo!). ¿Hablo con... (para un momento) Don Luis Sergio Fanjul?

Cosas del nombre compuesto. Mi familia, amigos y conocidos me llaman Sergio; las autoridades, funcionariado sanitario y empleados de banca, Luis; venta telefónica o por internet, Luis Sergio.

_Sí, ¿qué desea?
_Quiero ofrecerle una oferta para pagar menos en su factura combinada de teléfono fijo e internet. ¿Le interesa?
_...
_Veo que en este momento usted paga...
_...
_... esto... un momento... bueno... veo que en este momento usted paga menos de lo que yo iba a ofrecerle.
_...
_Bueno, sí, paga menos que la oferta. En fin, bueno, si le parece podemos dejar aquí esta conversación.
_De acuerdo, muchas gracias, buenos días.
_Sí... buenos días... muchas gracias.

PD: Hay algo turbador en el hecho de que los vendedores no tengan apellido, pero conozcan el tuyo.
PD2: Y que conste aquí mi mayor respeto y consideración a quien se gana el pan de esa manera.

miércoles, 1 de octubre de 2014

Calendario octubre.

No todo van a ser colores ocres en otoño.

 

PD: A esto se le llama empezar el mes dando la chapa.

sábado, 27 de septiembre de 2014

Tres de cuatro.

Asier y Aimar dormían fuera. El colegio organiza todos los años una salida de dos días a albergues escolares al estilo agencia de viajes: "Dos días, una noche", y la tarde del jueves se vaticinaba triste y anodina. El otoño había comenzado hacía pocos días y, con él, la rutina del régimen, gimnasio y tardes con poca luz. Sin embargo, al llegar a casa, Nieves me esperaba con un plan diferente.

Y así, con el Sol a punto de ponerse y oculto por las nubes, en una playa solitaria, con bandera amarilla y un socorrista para nosotros solos, nos solazamos en el mar entre olas y algas.



Regresamos salitrosos y con un par de algas atrapadas en mis redes pelágicas, y tachamos tres de cuatro en las estaciones del año en las que nos hemos bañado en el mar.

Nos acostamos pensando en cómo lo estarían pasando los muchachos, siendo conscientes de que el pensamiento no sería recíproco.

PD: Para el invierno siempre queda Bora-Bora.