www.flickr.com

miércoles, 4 de marzo de 2015

Los problemas del ahorro.

Somos una multinacional que ajusta sus costes y abarata sus productos al máximo. Reducimos embalajes, eliminamos elementos superfluos y nos ahorramos unos eurillos al no adaptar nuestras etiquetas a los diferentes idiomas de los muchos países en los que estamos establecidos.

¡Compre ya nuestros envases para alimentos!


PD: Los recipientes se entregan vacíos.

martes, 3 de marzo de 2015

Rous en el Altxerri.

El sábado pasado, con una galería Altxerri a rebosar, actuaron varios componentes de la agrupación KA (Kultura Alternatiba). Y entre ellos, el famoso cantautor (que además hace cuentos), Rous.


Ciertamente, no era el público más adecuado, por lo variopinto de sus gustos musicales. Y es que, a parte de los incondicionales de Rous, también estaban los seguidores del resto de participantes (de estilo musical muy diferente) y amigos de un pintor que explicaba sus cuadros (sí, también había una exposición de pintura), mezclados con los que simplemente pasaban por allí a tomar algo.

Es de agradecer el esfuerzo de todos, componentes de KA y locales, por hacernos llegar esas gotitas de cultura que, de otro modo, pasarían inadvertidas.

A ver la siguiente dónde es.

PD: Y no fue muy largo.

domingo, 1 de marzo de 2015

Calendario marzo.

Tras un febrero blanco, ya falta menos para la primavera.


PD: Blanco de nieve y blanco porque no hemos ido ni un fin de semana al monte.

sábado, 28 de febrero de 2015

A vueltas con las canicas.

Con un Aimar con sus facultades mermadas por la fiebre, y su padre, con las suyas mermadas por la edad (a partir de los cuarenta, la columna ya no es lo que era), el viernes pasado se disputó el primer campeonato indoor de canicas, estilo libre.


Tras los preliminares, con una pequeña exhibición de puntería por parte del adulto, se pasó a la competición en sí, donde el resultado de 11-1 no deja lugar a dudas de la diferencia de nivel entre ambos contrincantes.

PD: Aimar jugaba en casa.

martes, 24 de febrero de 2015

Arte efímero.

Aimar continúa con el catarro derivado de la gripe. No está mal pero tampoco está bien del todo. Unas décimas por aquí, una congestión por allá, un dolor de cabeza intermitente... Sin poder ir a clase, con el cupo de televisión agotado, los libros y tebeos releídos, su madre ocupada y su hermano en el colegio, se aburre.

Pero del aburrimiento surge la inspiración. Sin mayor ocupación que curarse, mientras que de su nariz surgen ríos de mocos y los pañuelos usados se agolpan a su alrededor, de su imaginación, brota el arte.



Pd: Lo calificaremos como "Arte efímero"; los pañuelos ya siguen su destino natural.

domingo, 15 de febrero de 2015

Himnos nacionales.

A raíz de una pregunta para elegir el mejor himno nacional, anduve repasando los clásicos para escoger el mío. Si no los conocéis, podéis pinchar en los link para refrescar la memoria. Así, el himno alemán me inspira añoranza de tiempos mejores, imperios perdidos y todo eso. Por otro lado, el de Francia siempre me recuerda a Casablanca, no puedo evitarlo; algo así como que estás cabreado y te vas a llevar a alguien por delante. Por su parte, el de Inglaterra me suena demasiado pomposo pero tengo que reconocer que funciona porque ahí lleva Dios salvando a la reina un porrón de años y parece que le funciona. El de Italia está bien pero me trae a la mente a un tío gordo y sudoroso cantando, y eso, lo reconozco, no me inspira demasiado. Está también el de los Estados Unidos de América, con sus cohetes, bombas y demás, pero demasiadas super-bowl lo han descafeinado bastante. Así que, por fin, mi preferido, el que pienso que alcanza mejor el objetivo para el que está destinado, es el himno ruso. No sé, te dan como ganas de invadir sitios y eso.

PD: Sí, todos son himnos con letra, los demás... Imaginad si no: "Ahora, queridos compatriotas, nos levantaremos y tararearemos nuestro himno nacional".

miércoles, 11 de febrero de 2015

Paisaje lunar.

La decisión está tomada y no hay vuelta atrás. La semana pasada, con la maquinilla en la mano, me lo pensé por segunda vez y ¡ale!, ya soy calvo del todo. Sin embargo, ahora, diez días después, tengo que reconocer que, quizá, pensármelo dos veces no fue suficiente. Durante este tiempo me he dado cuenta de que el asunto tenía unos contras con lo que no contaba, si bien también me ha proporcionado unos pros con los que asimismo tampoco pensaba disfrutar.



Recapitulemos.

Contras:
_Sería una ridícula tira de pelo lo que me cubría la nuca pero, con el actual tiempo invernal, reconozco que echo en falta el mínimo calor que proporcionaba.

_Y al hilo del frío y del consecuente gorro, el ritmo crecimiento de lo podado es similar al del afeitado con lo que a los dos días rasca y el suave casquete lanar empieza a sufrir el denominado "efecto lija".

_La eliminación capilar trae consigo una ligera holgura en sombreros y txapelas, con graciosas o vergonzosas (según sea el que lo disfrute o sufra) carreras los días de viento.

Pros:
_Ahorro en champú, ahorro en cepillo de pelo, ahorro en peluquero. Algo más de gasto en filtro solar (hay que pensar en el futuro) pero totalmente compensado.

_Limitado, sí, pero despreocupación total de contagio de piojos en los inicios del colegio.

_Disfraz de carnaval solucionado. A elegir: con camisa de solapas, pañuelo al cuello y flor en el ojal, de Lex Luthor; con anillo y gato, de maligno de Austin Powers; con camiseta de tirantes, de Bruce Willis en Jungla de cristal (4 ó 5); de Vin Diesel en... bueno, demasiado gimnasio en poco tiempo, ese no.

PD: En la foto, una imagen de un paisaje lunar; del lado oculto para ser más precisos.